MEREMBERG Y LAS RESERVAS DE FLORA Y FAUNA DE LA SOCIEDAD CIVIL – Revista Juventud y Proyecto Roble

Meremberg Es la primera reserva de flora y fauna fundada por particulares en Colombia, o lo que hoy ha dado en denominarse reservas de la sociedad civil.

Meremberg es un emplazamiento de alta y media montaña en la ruta que desde Belén en el Huila conecta hacia el parque natural nacional del Puracé.

Fue fundada la reserva por los señores Alemanes KarlKohlsdorf en 1929, quien llegó al sitio por un encargo como profesor de la Universidad Nacional y al enamorarse de estas tierras trajo a su señora esposa Elfriede y sus hijos Matilda y Helmut. La familia había sorteado el viaje atravesando el mar hasta puerto colombiano y luego por caminos de arrieros en las cordilleras colombianas.

Al comienzo de la segunda guerra mundial Matilda quien apenas era una jovencita que sufría de problemas de visión había logrado retornar a su patria para recibir tratamiento a su enfermedad, transcurrían los años de esa terrible guerra y Matilda como enfermera en el viejo continente conoció a Gunter Buch, quien a la postre se convirtió en su esposo; ya a su regreso después de la guerra llegaron a Meremberg a apoyar a su madre y suegra. Imagino que Gunter que era poliglota y un disciplinado autodidacta quedó asombrado de la exuberancia de la naturaleza en este paraíso de la cordillera central y cada día que transcurría le daba mayor importancia y visualizaba la gran labor que sería su preservación a perpetuidad. Allí en medio de Robles, carisecos, nogales, encenillos y muchísimas especies de fauna como dantas, venados y osos de anteojos debió sentir que ese era su papel en el mundo. Don Gunter aseguraba que Meremberg significa: Al otro lado del mar en alemán.

Meremberg ocupa una extensión de 300 hectáreas y se sitúa a 50 kilómetros de la Plata Huila por la carretera que va al Puracé y luego a Popayán. El ecosistema predominante en la reserva es el Bosque muy húmedo montano bajo, ecosistema muy rico en especies y fuentes de agua. Fábrica de agua como la denominara el profesor Gonzalo Palomino Ortiz. Se encuentra en altitudes entre 2.200 y 2.400 metros sobre el nivel del mar.

” La creación comprende, no sólo al hombre, sino a todas las formas de vida. Cada animal y cada planta, revelan un misterio grandioso y único. Cuando el hombre destruye el último representante, esa especie nunca, nunca retorna a la vida. Aquí en Meremberg intentamos construir algo semejante al Arca de Noé, donde sobrevivieron las especies durante el diluvio. Si queremos fundar un refugio para las últimas especies de nuestra región, sin la voluntad y ayuda de todos, no podremos salvarlas” Esta frase de don Gunter encarna todo su pensamiento de la necesaria preservación de todas las especies únicas que alberga Meremberg y la urgencia de conectarla con el parque natural del Puracé para potenciar el tránsito de especies en forma natural.

Las especies vegetales predominantes en la reserva son los ficus (Cauchos), Billia (cariseco), Quercus (Robles), helechos arbóreos, Guarea (Caobas), Landerbergia, hieronyma, turpinia, Sapium, nectandra, cecropia (yarumos), quinas, encenillos, laureles, cedros, orquídeas y bromelias y muchísimos otros.

En materia de fauna

En Meremberg se hacen presentes los monos aulladores y otras especies de primates, el género chiroptera (murciélagos) es muy abundante, dantas de paramo, perezosos, venados de varias especies y por supuesto la gran riqueza de especies de avifauna que pueblan sus bosques y paisajes.

En la reserva las fuentes de agua brotan por doquier y hacen su majestuoso ritual en cascadas entre las que se destaca la de la Candelaria, un imponente salto de aproximadamente 200 metros por entre las formaciones rocosas de la región.

Hace algunos días nos comunicamos con Zvanhild Buch, hija de don Gunter y nos ha manifestado su decisión de crear la fundación que continuará la labor de sus abuelos y padres para asegurar la necesaria conservación de la reserva a perpetuidad para la humanidad.

Meremberg al ser la primera reserva de la sociedad civil llama a ser cuidada y ampliada y sobre todo a replicarse en muchos sitios de Colombia y el mundo como un homenaje a sus fundadores y como templos de la naturaleza que claman ser resguardados.

En alianza con Revista Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio